Dn. Alberto Labarca Walton "El Hacendado más rico de Colina"


Algunos "Notables de Colina"
(Si alguien reconoce a su pariente coméntelo abajo!!)
Mis parientes son: Dn. Luis Labarca Prieto (mi abuelo) el sexto de izquierda a derecha, Dn. Alejandro Labarca Prieto (Tio abuelo) el tercero de derecha a Izquierda. Dn. Manuel Castillo, el cuarto de izquierda a derecha, y Raúl Grohnert 6to de derecha a izquierda.

La familia Labarca se remonta a la villa de Curicó, Don Luis Labarca e Hidalgo se había establecido en este pueblo en 1827 para ejercer la profesión de agrimensor. Como era dotado de ilustración e inteligencia, desde luego entró a figurar en los puestos públicos. Fue secretario de la asamblea provincial de la provincia de Colchagua, institución creada durante el Gobierno federal de Blanco Encalada y que no llegó a constituirse sólidamente porque el país la rechazó.

Más tarde acrecentó Dn. Luis Labarca su influencia casándose con Doña Loreto Astaburuaga Villouta, dueña de un fundo situado en Rauco, y consiguiendo traer al rico curato de este nombre a un hermano clérigo. D. José Santiago Labarca e. Hidalgo, Cura y Vicario de Rauco

Su hijo mayor don Luis Labarca Astaburuaga se caso con una irlandesa de la cual tengo pocos antecedentes llamada Isabel Walton Gana, hija de Marcos Walton Miller y Dolores Gana Lopez de cuyo matrimonio, nacen entre otros Dn Alberto Labarca Walton, (El tata Nino) y Luis Labarca Walton (mi bisabuelo) Santiago Labarca Walton, quienes se vinieron desde la ciudad de Curico junto a su madre, luego que tambien muriera trágicamente asesinado dn Luis Labarca Astaburuaga, (mi tatarabuelo) producto del error de un sicario que lo confundió con su victima original.

Vendieron entonces sus pertenencias de Rauco y arrendaron la Hacienda Cerrillos, terrenos donde actualmente se encuentra el aeródromo y sus alrededores, y con sus ganacias fueron comprando los fundos de Colina, de tierras menos fértiles pero que producían buenos dividendos.

El "Tata Nino" permaneció soltero, y prosperó más rápidamente ya que sus ahorros los destinaba a las compras de estas secanas tierras, y en el año 1926 era el hacendado más rico de Colina; Las propiedades en sociedad del Tata Nino y mi bisabuelo Luis Manuel Labarca Walton en 1926 eran (Sta Isabel, El Castillo, El Alba, Chicureo y GuayGuay, y otros menores) que sumaban en un solo paño (estaban contiguas) 14.308 ha.,
de estas 3.903 ha. eran planas y regadas, y 10.378 ha. de lomajes y cerros.

La topografía dominante ofrecia abundantes pastos todo el año, por lo que se producía forraje para la venta y se engordaba ganado. Tenía 4.500 a 5.000 vacunos, 2.000 ovinos y 200 cabras, tanto de ganado propio como ajeno tomado “a talaje”(Que se alimentaba a cambio de dinero o parte de la crianza)

Se comentaba en la epoca que “Entre los hombres de negocio, dedicados a transacciones de feria, son conocidas, ventajosamente, las numerosas engordas de primavera que en sus valiosos fundos llevan a cabo los señores Labarca” Además contaba con lechería de 500 vacas, fabricando mantequilla. Como actividad menor se cultivaba trigo y cebada forrajera. Para todas las labores, vivian alli 800 personas, la mayoría Inquilinos”.

Su hermano Luis, no era muy asiduo a las labores del campo, ya que su mente y manera de ser lo guiaban hacia otras prácticas; él quería estudiar medicina, pero la muerte de su padre se lo impidió, por lo que se casó, fué padre rápidamente, naciendo mi abuelo Luis, Isabel, Adelina, y Alejandro Labarca Prieto.

Luego de muerto mi bisabuelo de un ataque al corazón su hermano y socio Alberto ( Tata Nino) ofició como patriarca entre sus sobrinos (hijos de Luis) para tener una mejor administración de sus campos, los asignó a sus sobrinos, por no tener el desendencia directa, siendo responsable de la Hacienda Chicureo, sitio del suceso, su sobrino Luis Labarca Prieto, mi abuelo.

La hermana de mi abuelo, Isabel, heredó Guay Guay con su marido Raul Grohnert, y cuya descendencia, las tias Lili y Pori Grohnert Labarca, primas hermanas de mi padre, conservaron hasta hoy parte del fundo, junto a sus hijos los Olivares Grohnert.

Los otros fundos quedaron en manos de otros parientes directos e indirectos del Tata Nino, los que sus herederos explotaron y luego por diversas razones enajenaron a terceros.

Luego de la muerte de mi abuelo Luis en el Asalto, la relación de mi abuela Elisa con la familia Labarca y en especial con el Tata Nino se deterioró por razones innecesarias de publicar, lo que terminó en la liquidación convenida de un magro bono económico, y el alejamiento de ella de la pertenencia nunca testada a mi abuelo de Chicureo (1930). El fundo siguió administrado por el linaje de los descendientes del tio Alejandro Labarca, y su viuda (Los Labarca Vicuña) hasta que el Tata Nino lo testó de manera definitiva a esta rama de la familia, dejando a los Labarca Wood sin parte alguna de estas tierras.....(nif)

Si comparamos los tiempos del año 1926, es distinto el escenario el que se vive hoy en Chicureo con caminos y carreteras que acortan ostensiblemente la distancia y la exposición a la polvareda de los años 20 para llegar a Colina y/o viajar a Santiago.

Las dificultades de la agricultura tradicional, la falta de agua, y las necesidades de crecimiento de la ciudad, fueron paulatinamente terminando con las faenas agricolas de estos terrenos, los que hoy vemos llenos de loteos y conspicuas casas .

A partir de esta tragedia las cosas cambiarán para los Labarca Wood, Labarca Vicuña y los Grohnert Portella por sobre todo, al morir ambos padres.

Creo entonces este Blog, con el sólo ánimo de derribar la serie de mitos urbanos en torno a este caso, y reinvindicar el apellido Labarca en las tierras de Colina, hoy transformada en la Vitacura del futuro...

Que les invada a ustedes la paciencia, el respeto y una sana curiosidad.

Chincolante

2 comentarios:

Katia dijo...

Carlos, por cosa del destino llegue por casualidad a este sitio, donde me encontre con tu interesante publicacion de la familia Labarca.Mi nombre es Katia Labarca y siempre tuve curiosidad por mis antepasados, ya que casi no los conoci.Mi abuelo Eduardo Labarca fallecio cuando yo era muy pequenia y era un hombre de clase media no mas. Mi padre tambien se llamaba Carlos Labarca...Interesante alcance de nombres....Saludos!!

Augusto Gerardo Sotelo Labarca dijo...

Hola Carlos, muy interesante articulo.

Por cosas de la vida, buscando información sobre el abuelo de mi madre (Ana María labarca Villalobos), nieta de Santiago labarca labarca me encontre con esto.

Por si tienes más información respecto de las raíces te agradecería un correo a agsotelo@gmail.com.

Saludos!.